Dandelion greens deutsch

Los dientes de león son la personificación de la resistencia alegre. Aunque mucha gente los encuentra inexplicablemente feos e intentan destruirlos con herbicidas nocivos, son pequeñas gotas soleadas de felicidad que ofrecen multitud de beneficios para la salud e incluso un tratamiento potencial para varios tipos de cáncer. (Consulte estos estudios en PubMed para obtener más información).

Las flores son especialmente apreciadas por sus suaves propiedades analgésicas (que alivian el dolor), lo que las convierte en una excelente adición a los productos diseñados para los músculos doloridos u otros dolores y molestias externas. También se utilizan tradicionalmente en preparados para curar la piel áspera y agrietada.

Antes de empezar, ¡tengo un imprimible gratuito para ti! Se trata de un Dandelion Plant Spotlight que contiene información de referencia práctica sobre la búsqueda de alimentos, la cosecha y el uso de los dientes de león. Haz clic en la miniatura para abrirlo y guardarlo en tu ordenador.

Nota: En general, el diente de león es inocuo para la mayoría de las personas, pero si tiene cálculos biliares activos, toma diuréticos, está embarazada, en período de lactancia o bajo medicación, consulte a un médico antes de consumirlo internamente. Si es alérgico al diente de león, no utilice estas recetas.

¿Cuál es la mejor manera de comer diente de león?

Verduras salteadas

La cocción de los dientes de león elimina parte de su amargor. Primero se hierven las hojas durante unos 5 minutos, luego se pasan a una sartén con aceite de oliva caliente y ajo, y se saltean durante 3-5 minutos. Se comen tal cual o se añaden a otros platos como pasta o huevos revueltos.

¿Qué partes del diente de león se pueden comer?

Los dientes de león son hierbas comestibles. Todas las partes del diente de león son comestibles: la flor, las raíces, los tallos y las hojas. Las hojas del diente de león se parecen ligeramente a las de la rúcula, aunque son más largas, y tienen un sabor picante y amargo similar. Se pueden cosechar las flores y las hojas para hacer ensaladas y salteados y utilizar las raíces para hacer té.

¿Qué beneficios aporta al organismo el diente de león?

Las hojas de diente de león pueden comerse cocidas o crudas y son una excelente fuente de vitaminas A, C y K. También contienen vitamina E, folato y pequeñas cantidades de otras vitaminas del grupo B ( 1 ). Además, las hojas de diente de león aportan una cantidad considerable de varios minerales, como hierro, calcio, magnesio y potasio ( 1 ).

Recetas con raíz de diente de león

El diente de león es una de las plantas silvestres más fáciles de identificar. Aunque hay algunas plantas que se parecen (la uña de caballo al principio de la primavera y el ojo de halcón en otoño), la mayoría de los niños saben reconocer las plantas de diente de león con facilidad.

Todas las partes del diente de león son comestibles, desde las raíces hasta las hojas y las flores, e incluso los capullos y los tallos sin abrir. Hay literalmente cientos de recetas con diente de león que ofrecen ideas creativas para utilizar cada parte de la planta, tanto como alimento como medicina.

Así es, ¡el diente de león no sólo es comestible! También son excelentes como medicina primaveral, ya que proporcionan los amargos tan necesarios para ayudar a limpiar el sistema en previsión de un clima más cálido. Se pueden preparar todo tipo de tinturas, infusiones, ungüentos y jabones.

Los dientes de león crecen prácticamente en todas partes porque sus semillas se dispersan por la atmósfera y han colonizado casi todos los lugares habitables de la Tierra. Muchas personas me han dicho que no los tienen, lo cual siempre me sorprende.

Gelatina de diente de león

El diente de león es una planta perenne competitiva de crecimiento rápido que pasa de flor a semilla en cuestión de días. El número de semillas y la facilidad con que se esparcen sus esponjosas semillas blancas hacen que sea difícil seguirles el ritmo. Nunca faltan esas flores de color amarillo brillante.

Los nutrientes de los dientes de león rivalizan con los de cualquier verdura de hoja verde: están llenos de vitaminas y minerales. Los dientes de león contienen vitaminas A, C, K, folato, calcio y potasio. Estas vitaminas y minerales proporcionan a los que utilizan las recetas de diente de león muchos beneficios diferentes para la salud.

**Mi única advertencia sobre las recetas con diente de león es la siguiente: si planeas cosechar dientes de león, asegúrate de que NO hayan sido rociados con ningún tipo de producto químico o herbicida. Yo no tengo que preocuparme por eso aquí en nuestra granja, pero definitivamente me lo pensaría dos veces antes de buscar puñados en el parque local o en el jardín del vecino.

Cada parte del diente de león tiene su propio sabor y puede cambiar ligeramente dependiendo de cómo se preparen. La flor joven del diente de león tiene un sabor dulce, casi a miel, mientras que las hojas tienen un sabor amargo parecido al de las espinacas o la rúcula.

Receta de té de diente de león

El verano ha llegado oficialmente a Chicago. A pesar de que es sólo mi segundo verano en esta ciudad, he llegado a amar lo que esta temporada representa: la vida en el patio, festivales en abundancia, paseos por el lago, y las visitas fuera de la ciudad de la familia y amigos (quién puede culparlos por permanecer lejos en los meses de invierno).

Para mí, también significa bajar el ritmo, visitar el mercado agrícola los fines de semana y pasar menos tiempo en la cocina. En los meses de verano podemos disfrutar de comidas y sabores más sencillos, y eso me encanta. Se trata de resaltar los grandes ingredientes y dejar que ellos hagan la mayor parte del trabajo.

El salteado de hojas de diente de león con huevos de hoy está muy dentro del ámbito de la cocina de temporada. La lista de ingredientes es corta (sólo cinco ingredientes, incluida la mantequilla) y la preparación es rápida. Puede servir como desayuno rápido de fin de semana o como cena fácil entre semana.

Como ya habrás notado, la estrella de este plato son las hojas frescas de diente de león. ¡Sí! Las mismas hojas de diente de león que has estado maldiciendo y arrancando de tu jardín durante años y años. ¿Sabías que te las puedes comer? Pues sí.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad