Canciones populares en paraguay

La polca presenta numerosas variaciones sobre un patrón rítmico similar, que se conocen como: Polka song, Galopa, Polka valseada, Polka popó, Polka jekutu, Polka kyre’y, Polka syryry, Purahéi jahe’o, Kyre’y, Chamamé, entre otras.[3] Otro ritmo creado por la fusión de ritmos es la llamada «Avanzada», que en 1977 fue elaborada por el músico paraguayo Oscar Nelson Safuán.[4]

La guitarra española (no paraguaya) y el arpa europea son algunos de los instrumentos más populares, mientras que los bailes incluyen la animada polca y el característico baile de la botella, en el que la intérprete gira una botella alrededor de su cabeza. El compositor y guitarrista Agustín Barrios es quizá la exportación más conocida del país.

El arpa paraguaya merece una mención especial como instrumento popular con un estilo nacional asociado. El arpa en Sudamérica se remonta al menos a 1556-1557, posiblemente a principios del siglo XVI. Fue introducida en Paraguay por sacerdotes jesuitas que vinieron a evangelizar (a la población nativa de indígenas guaraníes) y fundaron muchas misiones, llamadas «reducciones» . Se utilizaba con frecuencia en la música eclesiástica en lugar del órgano o el clavicordio. El arpa paraguaya es el instrumento nacional de Paraguay. Su forma y tamaño fueron consolidados a principios del siglo XX por el intérprete y compositor Félix Pérez Cardozo, que compuso algunas de las piezas más memorables para arpa paraguaya. Tiene una altura aproximada de 1,5 metros y es muy ligera y portátil. La caja de resonancia es de cedro y pino.

Arpa paraguaya

Sin salida al mar y enclavado entre dos de los territorios más extensos y las economías más fuertes del continente, Paraguay es un buen ejemplo de cómo la insularidad geográfica y el cosmopolitismo pueden equilibrarse, creando un entorno fértil para una vibrante vida nocturna y la cultura que suele acompañarla. La vida no ha sido precisamente fácil para sus ciudadanos en los dos últimos siglos; el país se vio envuelto en una devastadora guerra con Brasil, Uruguay y Argentina en el siglo XIX, además de capear una de las muchas dictaduras respaldadas por Estados Unidos que caracterizaron la política latinoamericana en la segunda mitad del siglo XX. Para los paraguayos, la música siempre ha sido una parte esencial para hacer soportables los tiempos difíciles.

Al igual que otros países donde la colonización ibérica generó una miríada de identidades nacionales a través de su amalgama con elementos autóctonos, lingüísticamente, la cultura paraguaya está marcada por la coexistencia de tradiciones indígenas e hispánicas (el guaraní y el español son lenguas oficiales). Musicalmente, la absorción de influencias externas en un rico léxico autóctono tomó muchas formas en las últimas décadas, desde la polca paraguaya hasta la guaranía, siendo esta última uno de los ejemplos históricos clásicos de un género musical que desempeñó un papel por excelencia en la consolidación de la identidad nacional.

Polca paraguaya

La guarania es el género musical nacional de Paraguay. En palabras del compositor José Asunción Flores, es «de mi pueblo, escrita por y para mi pueblo». Estas baladas folclóricas, lentas y melancólicas, cantadas en español y guaraní, se acompañan de guitarra y arpa. Betto Arcos cuenta la historia de este género con grabaciones históricas del cantante Amambay Cardozo Ocampo, Agustín Barboza y Los Troveros de América; descubre cómo se ha desarrollado el estilo en los últimos años, y se deja caer en una sesión nocturna de dos maestros instrumentistas de este estilo, Sixto Corbalán y Pedro Martínez.

Comida paraguaya

La música en Paraguay es tan diversa y sabrosa como la cultura, la comida y la historia de Paraguay. La música en Sudamérica es a menudo una forma de vida, y Paraguay no es una excepción. Los turistas que viajan por Paraguay descubrirán que los ciudadanos del país utilizan la música para expresar felicidad, tristeza y todas las emociones intermedias. También utilizan la música para celebrar el nacimiento, la muerte, el matrimonio y la vida cotidiana.

En Paraguay, el estilo musical más popular es la guarania. Esta música se practica sobre todo en las zonas más urbanas de Paraguay, como Asunción e Itapúa. La guarania se creó para reflejar el sufrimiento y la agitación de Paraguay. Se creó en la década de 1920 y se caracteriza por un ritmo melódico lento y tonalidades menores. Guarania tiene un aire triste y lento, y es popular en las calles mientras turistas y lugareños hacen sus compras. También es popular en las radios urbanas de Paraguay. En las zonas urbanas también hay un incipiente mercado de jazz. Aunque pequeños, existen varios clubes de jazz en el Paraguay urbano.

El campo, menos poblado, deriva gran parte de su tradición musical de un aspecto más conservador. Cuando los colonos españoles llegaron a Paraguay, los rápidos ritmos autóctonos guaraníes se mezclaron con la polca europea. El resultado fue la polca paraguaya, con ritmos ternarios y binarios. Los campesinos y los pueblos rurales tienen un término para este estilo: Purahéi Jahe’o. La juventud urbana de Paraguay desprecia este género, mientras que la juventud rural valora más el estilo de música tradicional.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad