Analogía frente a metáfora

La analogía es uno de los recursos literarios más comunes. También es uno de los más difíciles de entender porque es similar a otros tipos de lenguaje figurado. Hoy vamos a profundizar en el significado de la analogía con explicaciones detalladas y ejemplos.

Utilizamos analogías todo el tiempo al hablar y en campos como la historia y la ciencia. Nos ayudan a ilustrar un punto que puede ser difícil de comprender. Por ejemplo, podemos establecer una analogía entre el Sendero de Lágrimas de la Historia de Estados Unidos y la diáspora judía de la Historia Universal. En biología, podríamos hablar de la relación análoga entre las alas de los murciélagos y las de las aves.

Como recurso literario, sin embargo, el significado de la analogía tiene más matices que lo separan de otros tipos de recursos retóricos. Veamos el significado literario de la analogía con más detalle en la siguiente sección.

Como recurso retórico, la analogía compara dos cosas distintas con el propósito tanto de ilustrar una comparación como de explicarla. Cuando se utiliza una analogía, no sólo se intenta mostrar una similitud. También se trata de explicar esa similitud.

¿Cuál es una buena definición de analogía?

comparación de dos cosas que de otro modo serían distintas, basada en la semejanza de un aspecto particular: semejanza en algunos aspectos particulares entre cosas que de otro modo serían distintas: similitud: inferencia de que si dos o más cosas coinciden entre sí en algunos aspectos, probablemente coincidirán en otros.

¿Cuáles son las analogías básicas?

Los tipos de analogías: Analogía opuesta: Llorar y reír son ejemplos de analogías opuestas, ya que estas dos palabras tienen significados opuestos. Analogía de objeto y clasificación: Los objetos pueden clasificarse en grupos. Un mismo objeto puede clasificarse en diferentes grupos.

¿Cuál es una buena analogía de la vida?

Algunos ejemplos de metáforas de la vida son: «La vida es una canción; cada uno escribe su propia letra». «La vida es un rompecabezas; sólo puedes ver la imagen cuando juntas todas las piezas». «La vida es un jardín; con cuidado y amor puedes cultivar hermosas flores».

Analogía sinónimo

En retórica, hay dos tipos de analogía: figurativa y literal. La analogía figurada compara cosas que no son realmente similares, pero que tienen algo específico en común. La analogía literal compara cosas que son realmente similares y explica su relación.

La analogía figurada compara cosas que no son realmente similares, pero que tienen algo específico en común. Ejemplo: «Yo soy como un imán, tú eres como un trozo de madera; no pueden juntarse, no me hacen sentir tan bien» («Imán», NRBQ)

La analogía figurada es una comparación de cosas que no son muy parecidas, pero que comparten una característica común.Ejemplo: «Soy como un imán, tú eres como un trozo de madera; no pueden juntarse, no me hacen sentir tan bien». – Imán, NRBQ (1972)

Lista de ejemplos de metáforas

Los escritores utilizan muchas formas de analogías en sus obras para hacer una comparación que sea memorable y ayude al lector a entender mejor su punto de vista. Fíjate en estos ejemplos de analogías de escritores y personajes famosos:

Las analogías verbales se utilizan en exámenes estandarizados y, a veces, en entrevistas de trabajo en las que hay que demostrar la relación entre dos objetos o conceptos utilizando la lógica y el razonamiento. Estas analogías tienen un formato estándar. Por ejemplo:

Esta analogía destaca la relación entre el todo (un árbol y una flor) y sus partes (una hoja y un pétalo). En las pruebas de lógica, una parte de la analogía se deja en blanco y los alumnos deben elegir una respuesta que tenga sentido para completar la comparación. Por ejemplo:

Para resolver la analogía, primero debes determinar la relación entre perro y cachorro. Una vez que te das cuenta de que un cachorro es un perro bebé, puedes encontrar la relación correspondiente para un gato. Un gato bebé es un gatito, por lo que la analogía completada es

Ejemplos de metáforas

Los recursos literarios ayudan a que la prosa tenga más color y viveza y a que el lector haga asociaciones. Por ejemplo, una analogía es una comparación de dos cosas aparentemente distintas para sacar una conclusión comparando sus semejanzas. A diferencia de otras comparaciones, como el símil o la metáfora, la analogía da más detalles sobre la comparación para que el lector la entienda mejor.

Aunque hay muchos tipos diferentes de analogía que estudiar, la mejor manera de entender ésta y otras figuras retóricas es ver ejemplos. Después de leer unas cuantas analogías, podrás detectarlas mejor en las obras que leas o escribir analogías por tu cuenta. Estos ejemplos de analogías te ayudarán a entender cómo funciona este recurso literario.

La vida es un concepto difícil de entender, por lo que es uno de los temas favoritos de quienes escriben analogías. En el Acto V de Macbeth, Shakespeare crea una analogía al comparar la vida de una persona, y su brevedad, con una sombra fugaz:

Algunas analogías requieren un poco más de tiempo para explicarlas, pero aún así comparan cosas distintas para dejar clara una idea. Por ejemplo, en su ensayo titulado «Un ahorcamiento», George Orwell describe a la multitud agarrando a un hombre mientras lo conducen a la horca. La analogía es la comparación con la forma en que un hombre sujetaría un pez resbaladizo:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad